VUELVE UN PLATO CLASICO

En este mes de julio los huertos nos ofrecen ya patata nueva temprana, cebollas tiernas y los calabacines están en pleno apogeo, por ello vamos a incorporar a nuestro menú la fritada de calabacin con caracoles, un plato tradicional del Altoaragón, que aunque lleva un poco de tiempo de elaboración, es un plato sano, sabroso y muy rico.



Para los que no conozcáis este plato, es un pisto de verduras (patata, cebolla, calabacin, pimiento verde y tomate)pero que no debe de quedar caldoso. La fritada de calabacin se puede tomar sola y en si misma es plato vegetariano y apto para celiacos, pero si os gustan los caracoles aun mejoramos el plato y también se puede apañar con atún, bacalao desmigado o unos taquitos de jamón serrano, en cualquiera de las versiones que queráis os la podemos servir.